María Botto, la maciza de Cuerpos de Élite

María Botto es una guapísima actriz hispano argentina exiliada en España por culpa de la dictadura de Pinochet de los años 70, 80 y 90. Ella, al igual que otras muchas mujeres no solamente se veían desprovistas de sus derechos, sino que además se les privaba de convertirse en famosas desnudas delante de las cámaras. En este aspecto, el caso de María se puede extrapolar a la censura sexual que acaeció en España con Franco. Por suerte, la época del destape trajo mejores momentos de libertinaje en el cine y asentó los cimientos para crear artistas tan rebosantes de sexualidad como María. La argentina es una mujer que respira sexo por donde pasa, lo podemos comprobar en su papel de Andrea Zimmerman, una “cubremarrones” en la serie comedia de Antena 3 ‘Cuerpos de Élite‘, junto a Cristina Castaño que en buena medida la eclipsa.

María no solo es una mujer sexy, madura y muy atractiva, además trabaja bien y pone ese puntito femenino tan difícil de encontrar hoy en día entre tanto marimacho (hola Anna Castillo). Pero si me preguntáis por lo mejor es sin duda ver a María Botto desnuda en cada una de sus series y películas, porque se ha explayado en mostrar su anatomía como Dios la trajo al mundo.

Desde la pillada en la playa haciendo topless por gentileza de Interviu, hasta su aparición en braguitas sexys en ‘Mis estimadas víctimas‘ de TV1 o la película que protagonizó junto a María Adánez y el gran Richard Dreyfuss ‘Mi vida en ruínas’.

Las tetas de María Botto en Seres Queridos

Quizá muchos de vosotros conozcan a Willy Toledo como una especie de payaso mediático envuelto en temas de politiqueo. Pero lo cierto es que en su buena época era un actor con el que contaban muchos directores. Sin ir más lejos en 2004 coprotagonizó la película ‘Seres Queridos‘ junto, nunca mejor dicho, a las tetas de María Botto. Y es que la escena en la que María se marca un topless frente al espejo del cuarto de baño pasó a ser el éxito erótico del año.