in

Destapamos el exotismo étnico de Maya Farrell

De vez en cuándo el radar de novatas que tenemos instalado en JaqueMateAteos se estropea y no detecta algunas actrices que merecen estar en nuestro catálogo. Maya Farrell aterrizó en el mundo del porno a mediados del 2019 con 21 años recién cumplidos gracias al ojo avizor del estudio Net Video Girls y no ha sido hasta ahora cuándo hemos descubierto su mezcla étnica, su punto fuerte. Un exotismo racial que, a intuir por su aspecto de mulata, imaginamos que por sus venas corre sangre latinoamericana y afroamericana, y quizá algo de caucásica (ese porte físico y esbeltez tan europea la delatan).

En cualquier caso, su cóctel étnico empezó a propagarse rápidamente por estudios de cierta relevancia como TeamsSkeet, Mofos, Cherry Pimp, Reality Kings y BangBros, en la que ya se le vislumbraban ciertas dotes para poder afirmar que posee un atractivo perfil como actriz porno joven. Y eso que su ritmo de grabación fue bajísimo durante su primer año (apenas 10 escenas filmadas). No ha sido hasta bien entrado 2021 cuando Maya decidió tirarse al agua con entusiasmo y ganas de agradar. Y desde luego, lo ha conseguido: sin hacer mucho ruido ha ido escalando en popularidad y ha ganado simpatizantes de su macizo cuerpo con cierto toque arabesco.