mascota web

La musa húngara de Salieri: Monica Roccaforte

Posiblemente el porno vintage sea el arte menos atemporal que existe, pues la carne caduca pronto y la fama de las estrellas del cine de adultos termina en el olvido o es enterrada por nuevas hornadas de starlets hambrientas de polla. No obstante, existe ciertas licencias cognitivas en las mentes de los pornófilos que se suelen tomar cuando estas actrices influyen en el imaginario colectivo de la sociedad. Musas atemporales que ejercieron su carrera pornográfica con tal grado de maestría que trascendieron las leyes de su propia época dejando su legado en nuestras neuronas. Es el caso de la húngara Monica Roccaforte durante los años 90 del porno italiano, un momento floreciente para el boom que hubo de diosas de la Europa del Este.

Una ninfa de excepcional belleza que si bien no llegó a ser una superestrella del cine X, su personalidad y presencia en films de aclamados realizadores europeos bien le valieron un puesto de honor en el firmamento.

Se convirtió en la hija pródiga del genio Salieri, uno de los directores más famosos de la Europa del momento. Era una habitual en sus películas, la secundario de lujo junto a otras actrices de similares características como Julia TaylorMichelle Wild o Rita Faltoyano, todas provenientes del mismo lugar, Hungría.

No en vano Monica Roccaforte se cristalizó como una de las actrices fetiche de Salieri llegando a aparecer en célebres cintas (todas en riguroso VHS debido a la tecnología del momento) como ‘Fuga dall’Albania‘, ‘Sacro e Profano’, ‘Stravros‘ o ‘El Confesionario‘. Esta última fue una película XXX que criticaba la religión católica y que desató la polémica en Italia por rodar porno en el interior de una iglesia. Sin mencionar los alocados guiones donde se realizaban exorcismos anales junto a la familia de la poseída fruto de los prejuicios y supersticiones de un perdido pueblo de Italia. Para más inri todo se basaba en hechos reales.