in

Morgan Rain, el coño más atractivo del porno

Era cuestión de tiempo de que le reserváramos una parcela en el jardín de la masturbación a la pornostar Morgan Rain, en concreto a su inmaculado coño. Y es que su exclusiva vagina es mucho más que un simple agujero de carne femenina, es una delicatessen a la vista, como si la mismísima entrepierna de Afrodita hubiese bajado del Olimpo de los dioses y se hubiera reencarnado en el cuerpo de una mortal norteamericana. En JaqueMateAteos ya dijimos anteriormente que Morgan tiene uno de los felpudos más bonitos que hemos visto en la industria de adultos, pero en esta ocasión, visto en acción bajo el influjo del aciete y un potente vibrador de rotor, es casi como sufrir una experiencia religiosa. Una matriz que por si sola justifica la existencia de la ginecología estética. Depilado, rosáceo, como una dulce que llevar a la boca.