in

Mujeres borrachas, dormidas e inconscientes: la última técnica neomachista para follar

Para muchos hombres feos la única oportunidad de follarse a un pibón inalcanzable es emborracharla hasta lograr que se desinhiba sexualmente. Por eso hay que quedarse hasta las últimas horas intempestivas en las fiestas, porque siempre aparecen mujeres ebrias medio inconscientes que se dejan meter mano fácilmente. Las protagonistas de los siguientes vídeos porno duermen la cogorza en el cama mientras estos avispados chavales suben las minifaldas para tocar coños y tetas. Una actitud sexual de dudosa moralidad según el feminismo recalcitrante, pero que no suele fallar.

Que no os engañen, tienen el rabillo del ojo semiabierto y disfrutan de cómo los pervertidos tocan sus tiernos coñitos, disimulando y fingiendo que no se enteran de nada. Una delicatessen de escenas fetichistas en las que por unos instantes nos creeremos pervertidos al ser cómplices de estos falsos abusos de mujeres inconscientes mientras sueñan profundamente. Polvos mañaneros de toda la vida.