in

Odiadoras de semen, el asco a recibir corridas

En las fantasías sexuales masculinas más inconfesables está oculto el deseo de ver a una mujer saboreando las dulzuras de nuestro semen. Chicas de mirada alegre sedientas de la simiente masculina y saborean en sus paladares nuestro néctar escrotal. Sin embargo, estas quimeras productos del porno no se corresponden con la realidad femenina, y es que pese a quien le pese, ellas no son muy amigas de nuestros fluidos corporales. Puede que las corridas en la cara, en la boca y cualquier otra parte de su anatomía se haya convertido en un exitoso subgénero en la industria para adultos, pero esta práctica habitual en el sexo filmado todavía no se ha extendido al grueso de la población, teniendo una connotacion bizarra (y casi fetichista) para la mayoría de féminas.

Es por eso que el porno, de vez en cuando, nos enseña esta tozuda realidad en forma de vídeos de odiadoras de semen, o dicho de otra forma, de pornostars amateurs que al más mínimo contacto con el líquido blanquecino (ya no mencionemos lo que supondrían las eyaculaciones masivas) les produce un inmenso asco. Preparaos para ver arcadas, reacciones desagradables y malos gestos cuando estas señoritas reciben una dosis de esperma en sus rostros.

En JaqueMateAteos no entendemos el porqué de este asco hacia el semen. Incluso hay corrientes dentro de la dermatología que lo recomiendan para el tratamiento de la piel. Y además está comprobado que su ingesta es muy nutritiva y aporta muy pocas calorías (una buena excusa para persuadir a las que les disgusta tragárselo). En definitivas cuentas, no hay ninguna razón por la que una mujer se tenga que oponer a que le hagan una buena lefada en el careto.