in

El blowbang de Liz Jordan, tratamiento facial a base de eyaculaciones

Después de sufrir desgarros anales en el set de Dick Drainers es normal que Liz Jordan quiera dejar aparcada su faceta rectal para adentrarse en otros subgéneros pornográficos. Como por ejemplo los picaderos alternativos de «Interracial Blowbang» —web propiedad de la todopoderosa Dogfart Network— donde las penetraciones van por derroteros orales. Un destino gutural ideal para dejar en barbecho su agujero más oscuro, que parecía tener fijación con la peligrosa práctica del «gape». Ahora, recibirá un tratamiento facial a base de fiestas de eyaculaciones, procedentes de ramilletes de pollas negras, para que la mayor cantidad de semen posible caiga en su cara.