in

El regreso extremo de la gitana checa Sandra Soul

La starlet checa del pueblo gitano, Sandra Soul, nos dejó muy buen sabor de boca hace un año cuando debutó a las órdenes de Legal Porno. Algo lógico oliendo el encanto cíngaro del que está recubierta de arriba a abajo y esa excitante sensualidad animal de la etnia gitana que desprende su figura. Una delicatessen racial dentro la Europa del Este que desgraciadamente no es de lo más demandado (según IAFD solo tiene 12 escenas rodadas). Por suerte, hace unos días regresó al baluarte donde se bautizó en la práctica sexual filmada, el conocido Circo de Praga, y se metió de lleno en un registro extremo donde no hay cuartel para su ano. Nos referimos al formato más extremo de la productora, un gangbang donde se pone a prueba su capacidad para cabalgar rabos y comprobar si es una pornostar de raza.