in

Sharon White, una criada húngara salida del cuento

Parece que ejercer como peluquera es bastante habitual en los currículums de las starlets europeas. Lo decimos por Sharon White, una nueva pornostar húngara de 28 años cuyo pasado laboral se forjó profesionalmente en una humilde peluquería de Budapest. Tal vez por eso su apariencia encaje como un guante para ser una de las sirvientas de la serie «Specials Playful Maids»: rubia, con un físico trabajado en su justa medida y un culo compacto construido a base de sentadillas. En Private no han tardado en vestirla como una criada elegante que parece salida de la distopia televisiva «El Cuento de la Criada», aunque en esta ocasión será subyugada analmente por el talento patrio de los españoles Potro de Bilbao y Alberto Blanco.