in

Sonia Lion, la leona catalana que rompió récords en el porno español

España también ha sido cuna de MILFs de bandera que nada tienen que envidiar a las pornostars más reputadas de EE.UU. En JaqueMateAteos hemos rendido honores a estrellas nacionales como Sofia Star o Ginger Hell (su parecido con la famosa Belén Esteban revolucionó el país en 2010), cuya ninfomanía corría por sus venas. Sin embargo, todavía no hemos sacado a relucir uno de los nombres más conocidos en este subgénero; el de Sonia Lion, una de las mejores pornostars españolas del cine patrio. Una mujer cuyo estilo de vida le ha dado para contar miles de anécdotas sexuales, pues lo suyo era el hardcore y las prácticas más bestias como los bukkakes y orgías.

Esta leona ibérica era todo un huracán de emociones que se entregó al negocio del sexo en sus múltiples vertientes, de ahí que tocara todos los palos durante los casi 15 años que trabajó codo con codo con el mundo del espectáculo erótico (estríper, starlet y escort de lujo). Nacida en pleno 1981, en el centro neurálgico de Cataluña, Badalona, y con una rebeldía impresa a fuego en su alma que le impedía atender en el instituto, Sonia Lion no tardó en dejar los estudios para meterse de lleno en la noche barcelonesa y las fiestas más salvajes. El típico pasado movidito de toda chica Playboy, de hecho ella consiguió ser una de las afortunadas en ser fotografiada por la revista.

Tras un infructuoso trabajo vendiendo ropa en El Corte Inglés, le llegó la oportunidad de oro cuando acudió al Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona (FICEB) siendo recomendada por un amigo al que le entusiasmaban los shows de sexo en directo. El caso es que la curiosidad le picaba y fue allí, en 2007, donde descubrió su vena exhibicionista cuando, por vicisitudes del azar, un cazatalentos de la productora IFG la invitara a subirse a los escenarios siendo acorralada por las hormonas masculinas. El cachondo casting en vivo terminó siendo la experiencia sexual de su vida y le gustó tanto poder seducir a varios hombres que en seguida supo que quería ser actriz porno.

Tras su experiencia religiosa sobre los escenarios, el boca a boca no tardó en hacer llegar su nombre a los jefazos y celebridades del mundillo pornográfico español, como Dunia Montenegro, y llamaron a su puerta para ofrecerle sus primeras películas porno. Y eso que no tenía ningún contacto en su agenda. A partir de este momento, Sonia Lion comienza su carrera en el ñogo ñogo filmado, grabando auténticos showcase que solo las estrellas que más brillan tienen el honor de protagonizar. Lo decimos por su bukkake masivo a las órdenes de Leche69. Una sucia orgía oral que batió el récord de asistencia de miembros viriles en el estudio de Torbe, PutaLocura. Una auténtica locura para la actriz tener 21 cipotes rebotando en su rostro mientras alcanzaban el clímax sexual.

Durante una etapa de su loca vida, la señorita Lion decidió tomar la senda del estriptís y dejar aparcado el fornicio filmado. Fue durante el 2013, año en el que se deshizo de su nombre artístico y adoptó un apodo más en sintonía con el de los bailes eróticos: Merche Ferrer. No lo hizo nada mal y tuvo la oportunidad de recorrerse varias ciudades españolas para trabajar en clubs nocturnos de todo tipo, desde los amantes del rock hasta clubs de moteros. Sí, sí, de los de chupa de cuero y tatuajes carcelarios.

Por suerte para nosotros, el demonio volvió a llamar a su puerta y en 2016 el gusanillo por la industria de adultos volvió a resurgir en ella. Continuando su carrera donde la dejó, con la misma determinación mental, e incluso cosechando notables éxitos con compañías como Fakings, Leche69, MMM100, Cumlouder, DDF Network o hasta Legal Porno. Actualmente, es creadora de contenido en plataformas privadas de pago como Onlyfans y distribuye su propio material.