in

La reaparición de la neumática bomshell Sybil Stallone

Puede que la recauchutada brasileña Sybil Stallone, la supuesta hija no reconocida del actor de Hollywood Sylvester Stallone (ver aquí su película porno clandestina), siga siendo uno de los exponentes de falsedad anatómica y curvas estratosféricas más flagrantes del circuito pornográfico americano. Pero lo que está claro es que, pese a su rostro arruinado por cirugías, siempre tendrá un lugar reservado en Jules Jordan, una de las pocas compañías yankis que apuestan por los cuerpos de quirófanos que están a punto de transformarse en animales de feria. Sin ir más lejos, el mismísimo actor francés Manuel Ferrara encuentra fascinantes sus grandes tetas talla XXL, que sobrepasan lo esperpéntico y grotesco.

La bombshell latina de Brazzers, que se incorporó a la industria en 2015, apenas tiene actividad en el oficio y sus 35 escenas grabadas hasta la fecha delatan que utiliza el sexo filmado como trampolín para ejercer como escort de lujo en Los Ángeles. Así que cojamos esta oportunidad para ofrecer un suculento regalo a los afectados por la tetofilia.