in

Tommie Jo, el estereotipo de siliconada de Brazzers

Cada compañía tiene un peculiar sello personal definitorio. Por ejemplo: los refinados vídeos de Vixen, las historietas incestuosas de Pure Taboo, el sexo fuerte de Hard X, el guarrindongueo de Evil Angel o las triples penetraciones y grandes dilataciones de Legal Porno. Con Brazzers sucede lo mismo, aunque en su caso la vítola característica es ese porno monótono y repetitivo en el que suelen exhibir especímenes de pornostars recauchutadas. Lo que se dice la típica chica PlayBoy de toda la vida, auténticas bombas sexuales americanas que parecen sacadas de un laboratorio de clones y lo único que tienen que ofrecer es silicona al por mayor. La inglesa y explaymate Tommie Jo representa fielmente el ideal estético del estudio yanki en el que la cantidad prima por encima de la calidad.