in

Inma Cuesta: el topless prohibido de la morenaza de «Águila Roja»

Desde que la guapísima Inma Cuesta interpretó el icónico papel de Margarita en la serie «Águila Roja» (TVE) se convirtió en la andaluza más imperial del Madrid de los Austria. La actriz valenciana nacida en los albores de los ochenta —aunque fue criada en Jaén— revolucionó la pequeña pantalla con su sensualidad mediterránea y curvas de mujer. Pero es su impecable rostro, inmaculado y precioso, el que auspició su fama hasta llegar a ser una de las chicas más atractivas de la televisión en la década del 2010. Una morenaza despampanante de ojos de azabache con oscuras pestañas que prácticamente era una actriz fetiche que daba suerte a los directores con los que trabajaba.

Para explicar su meteórica carrera cinematográfica hay que remontarnos cuando lo suyo era dar mucho el cante o, al menos, lo era en el 2005 cuando se estrenó con el musical «Hoy No me Puedo Levantar». Desde entonces acumula bombazos de época: las series «Amar en Tiempos Revueltos» y, sobre todo, «Águila Roja», esa de un héroe mezcla entre Alatriste y Jackie Chan que hacía justicia los jueves por la noche.

A sus 41 años, las películas de esta artista de Levante suelen aprovechar su sensual belleza y exhiben su cuerpo, como Dios la trajo al mundo, como principal reclamo. Lo normal para una moza que nos hacía chiribitas cuando se apretaba el corsé y se ajustaba las enaguas en la anteriormente citada serie de TVE. De ahí que tampoco sea de extrañar que haya enseñado su cuerpo al desnudo en revistas como FHM y nos haya regalado imágenes de sus pezones gruesos y areolas grandes.

Y es que las fotos y secuencias de Inma Cuesta desnuda demuestran que es una mujer a la antigua usanza; de las que tienen la molla y la chicha en su punto justo. El cuerpo de Inma es el ejemplo de que las carnes trémulas y caderas anchas nunca pasan de moda y siempre tienen una legión de fieles seguidores. Una fiel representante de las características físicas de las mujeres de la España profunda de los años 50, con una larga melena morena que ilustra la belleza hispana. Ahora entendemos porque la artista valenciana es embajadora de diversas marcas de cosméticos y de moda.

Por esta razón, Cuesta nunca ha tenido tapujos en mostrar sus pechos en las playas valencianas donde cada verano se toma un chapuzón haciendo topless. Sin ir más lejos, hace un par de veranos le pillaron un posado playero en una playa de Cádiz. Una figura en bikini de la que estar orgullosa por ser un ejemplo cristalino de belleza de mujer española.

Entre sus quehaceres están criticar las revistas del corazón (denunció a la revista de la prensa rosa «Que Me Dices» por hacer públicas unas íntimas fotografías donde se le veían los pechos), comer chocolate (ha confesado que es su debilidad) y quejarse públicamente a través de su Instagram que la retocan demasiado con Photoshop, defendiendo la naturalidad de su cuerpo con curvas. 

Primos (2011)

Posiblemente la película donde es más palpable ver a una Inma Cuesta desnuda y enseñando sus magníficos atributos femeninos mientras práctica sexo. Es el típico caso de artista nacional que luce despampanante en la gran pantalla si se emperifolla y se arregla un poco.

«La Novia» (2015)

Entre toda su filmografía destaca por encima de la media la película «Primos» (2011), donde hizo su primer desnudo y nos mostró un topless en la playa, de varios segundos, junto con el actor Quim Gutiérrez.

«El Desorden que Dejas» (Miniserie de TV) (2020)

Las fotos más eróticas de Inma Cuesta: