in

El poder de la carne trémula de Violet Myers

El «tour de force» que está realizando Violet Myers por los platós del conglomerado Vixen Media Group (su revolcón lésbico con Vicky Chase no tiene desperdicio) es del todo inexplicable. La starlet de hiperrealistas genes latinos —representa átomo a átomo el perfil más ordinario de Sudamérica— ha conseguido que sus vulgares curvas y pechos colgantes se adentren en el mismísimo corazón del glamcore de EE.UU. Una zona, en principio, vetada a asimétricas tetas de vaca y carnes trémulas, pero que por razones inexplicables acaba de conseguir un salvoconducto vitalicio. Hace pocos días paseó sus interesantes contrastes anatómicos por Deeper y volvió a dejar claro que la exuberancia de su físico se sigue midiendo al peso y nos seduce por aplastamiento.