in

Resucitamos el hiperculo y la autoridad anal de Abella Danger

Hace unos años, cuando la superestrella Abella Danger (25 años) rodaba una media de 7 escenas por semana, pornólogos de todo el mundo la criticaron con dureza porque decían que monopolizaba el porno. La starlet acaparaba el mercado pornográfico y lo cierto es que su desbordante ritmo de grabación es el culpable de que tenga a sus espaldas la nada desdeñable cifra de 1140 escenas filmadas desde su debut (2014). Actualmente, ha normalizado su frenética actividad y la famosa pornostar de Miami con nariz judía —en JaqueMateAteos no olvidamos su ascendencia del pueblo hebreo— apenas se prodiga por la industria norteamericana.

Eso sí, aunque su elevada actividad sexual se haya esfumado de un plumazo y haya perdido parte de su magia carnal, la de Miami sigue atesorando uno de los mejores culos de la pornografía mundial. Esculpido por los mismísimos dioses griegos del Olimpo y penetrado en la mayoría de sus apariciones, esta parte de su gloriosa anatomía la ha llevado al estrellato. Sin olvidarnos de sus desplazamientos de cadera, que están al alcance de muy pocas pornostars en la actualidad, y su constancia para mantenerse año tras año en el candelero de adultos es incomparable.