in

La boca de Anastasia Rose cae presa de Dick Drainers

Las mamadas viscosas, gargantas profundas y nutridos swallows son un grupúsculo de varopintas praxis sexuales consuetudinarias a la trayectoria de la pornostar Anastasia Rose. La audaz estadounidense de 24 años se ha empleado a fondo en el arte del sexo oral dando auténticos recitales de viscosidad gutural en exigentes compañías como Throated, Deep Throat Sirens, Swallowed… y finalmente le han otorgado un reconocimiento más que merecido —ver sus espectaculares ojos azules cuando chupa no tiene precio— en esa parte del sector pornográfico que lleva como sello sucias felaciones. Una distinción que se ha materializado cuando recientemente el pervertido Branden Richards le ha abierto de par en par las puertas del estudio Dick Drainers (también su alter ego enmascarado), donde recibe también recibe un intensivo y exigente correctivo anal marca de la casa.