in

Jane Wilde pone a prueba su reflejo nauseoso

Puede que la celeridad anal de Jane Wilde no esté diseñada para todos los estómagos —casi 90 escenas del total de su filmografía (329) tienen como epicentro esta praxis sexual—, pero lo que resulta incontestable es ver como la starlet folla como una maldita dando como resultado auténticos recitales pornográficos como el de «Jane’s Anal Addiction«. Hace pocos días pasó por el pórtico de Dick Drainers (no os perdáis como el actor se mete en las fauces de Skyler Vox), el violador enmascarado que pone a prueba las gargantas de las pornostars con sus consabidas e insondables penetraciones bucales, para poner en práctica su reflejo nauseoso. El resultado, un encuentro donde por unos minutos su boca queda secuestrada para hacer las delicias de los amantes de las gargantas profundas.