in

Angela White, el imperio expansivo de una leyenda viviente del porno

Nuestra starlette australiana favorita ya no tiene nada que demostrar delante de las cámaras porque sencillamente es una marca consolidada imbatible. Sin embargo, la voluptuosísima oceánica sigue bajando de su torre de marfil para continuar expandiendo sus propios límites sexuales, como si buscara la redención de su alma a través de actos pornográficos. Una insistencia que durante esta ola de calor veraniega ha quedado patente en uno de los estudios más eficientes del género gonzo: Jules Jordan. Ha sido en su set de rodaje donde esta leyenda viviente ha vuelto a demostrar que la palabra moderación no está en su vocabulario. Un encuentro estelar contra tres sementales en el que la señorita White, vistiendo un atuendo fetiche con ribeteados en oro con correas, cadenas y candados, no para de vomitar suciedad por su boca mientras nos ofrece múltiples momentos de estallido de globos oculares.