in

Ashley Lane, belleza pervertida sin edulcorantes

El cuerpo sin mácula de la pornostar Ashley Lane todavía no ha sucumbido a las exigencias estéticas de la industria de adultos que demandan, cada vez con más ahínco, ponerse silicona en los senos. Sin embargo, en lo que respecta a gustos sexuales, hace poco vimos una mancha en su historial que puede no ser del agrado de puristas devotos del sexo refinado. Su colección de porno BDSM es digna de las mejores starlets asiduas al nicho y parece que vive con pasión todo lo referente a los castigos con fustas y azotes. Vive una carrera en el porno bajo sus propios términos y colabora en estudios donde mejor combinen sus dos virtudes: belleza sin edulcorantes y sexualidad depravada. Es por eso que su femineidad cobra especial significado cuando New Sensations le permite experimentar como se folla a lo «50 sombras de Grey«.