in

Belén Rueda y sus impresionantes topless y semidesnudos a sus 56 años

Belén Rueda ha alcanzado ya los 56 años y los periodistas especulan sobre los motivos de su
perenne belleza. Preguntan a los cirujanos, especulan sobre los liftings, indagan en su neceser. Y esto solo indica una cosa: que la curiosidad mata y la envidia cabrea. Hace unos años, la actriz se enfundó un sexy bañador para anunciar un producto lácteo y se diría que a muchas famosillas de la televisión les molestaba que todavía tuviera el poder de desencajar mandíbulas de adolescentes. De hecho, sigue conservando la presencia necesaria para tener una parcela privada en nuestra categoría de famosas desnudas.

Y es que, aunque supera ampliamente la cincuentena, Belén Rueda tiene un tipazo envidiable. Si a eso añadimos que su carrera en el cine no parece tener fin, comprenderemos la devoción que tenemos hacia ella. Una devoción que nos ha hecho indagar en su vida personal y descubrir con alegría que la célebre madrileña practica nudismo en sus escapadas vacacionales.

Si, si, la popular protagonista de «Los Serranos» (interpretaba a Lucia, madre de ficción de Natalia Sánchez y Verónica Sánchez) es una amante del naturismo y siempre que viaja a la playa se despoja del bikini para hacer topless. Sin ir más lejos, las capturas que tenemos de ella corresponden a su estancia en la isla de Menorca, donde nos mostró sin tapujos sus bonitos pechos y figura bronceada junto a su marido Daniel Écija.

Sus inicios en el mundo de la televisión y el cine

Hace ya bastantes años, Belén Rueda abandonó la carrera de arquitectura y se instaló en
Madrid para ganarse la vida vendiendo pisos
. Al menos hasta que José Luis Moreno (el de los muñecos Macario y compañía) se fijó un día en ella y la subió al mismo escenario que Emilio Aragón en el programa «VIP Noche». Después, la presentadora contrajo matrimonio con Daniel Écija, cofundador de Globomedia, y se reinventó como actriz en la serie «Periodistas», serie de ficción televisiva que, además de darle cierta popularidad, puso la primera piedra para ser una sex symbol nacional.

Todo discurría por unos cauces normales dentro de nuestro universo interpretativo cuando, de pronto, aparecieron Alejandro Amenábar y Juan Antonio Bayona y la contrataron como actriz principal en «Mar Adentro» y «El Orfanato», respectivamente. Después, «Los Serrano», una serie que aumentó su popularidad al tiempo que hundía su prestigio, y un poco más tarde «Los Ojos de Julia», que le devolvió el favor de la crítica y le valió la nominación a los Goya.

A sus espaldas tiene una extensa carrera como presentadora de televisión y artista de series familiares, pero también es verdad que la señora Rueda ha salido desnuda protagonizando calientes escenas e incluso momentos sexuales. Películas como «Mar Adentro», «El Orfanato», «El cuerpo», «Los ojos de Julia» y series como «B&B de Boca en Boca», «Periodistas» o su último trabajo en Antena 3 «La Embajada». Todas ellas magistrales interpretaciones de una mujer a la que le concedieron el Goya como mejor actriz revelación en el año 2004.

«El Silencio de la Ciudad Blanca» (Netflix, 2019)

El cuerpo envidiable de Belén Rueda

Hace unos veranos, cuando la sexy actriz tenía unos 50 años, revolucionó Instagram de arriba a abajo por deleitar a su audiencia con fotografías de su impresionante cuerpo pese a ser toda una señora ya madurita. Fue la época donde se desvestía para las publicaciones más afamadas, como la revista Elle y su sesión provocadora de «body painting» en la que estando en paños menores disimulaba un desnudo explícito gracias a dibujitos colocados estratégicamente en su piel.

El topless de belén Rueda

Fue la mítica revista Interviu quien pagó a unos desalmados paparazzis para que pillaran a Belén Rueda haciendo topless en las playas de Menorca. Unas imágenes que dieron la vuelta al mundo por el erotismo que provocaron sus sexys senos. Y la joya de la corona, los muchos momentos donde fue capturada en pelota picada, porque como hemos dicho anteriormente acude mucho a sitios nudistas para quitarse la ropa por completo y vivir acorde a esta filosofía de vida libre de prejuicios.