in

Belle Delphine, el 1º vídeo porno de la famosa cosplayer

Como todos los años el vampírico portal pornográfico de PornHub —es como un agujero negro que parasita nuestra necesidad de sexo— publica las estadísticas relacionadas con los gustos sexuales de los usuarios; sus fantasías más oscuras a golpe de tecla en el buscador. Este 2020 la web amarilla ha sorprendido a la comunidad de pornófilos internacional porque la polémica y sensual cosplayer londinense Belle Delphine, que copa los primeros puestos del ranking a nivel mundial, acaba de grabar su 1º vídeo porno en el que sale follando explícitamente ¡Increíble!

Después de tantos tiempo (lleva un lustro exhibiéndose por las webcams) la popular chica pelirrosa de la generación Z por fin hace realidad las fantasías de los amantes del binomio porno-videojuegos y recompensa a sus Otakus pornófilos con su primer vídeo sexual.

Su 1º vídeo porno

Algo impensable hasta hace pocas semanas, pues la famosa E-Girl nunca enseñó explícitamente su cueva del amor ni se desnudó por completo. De hecho la gran mayoría de sus vídeos subidos a Onlyfans consisten en variopintas poses eróticas bastante alejadas del mundo pornográfico que se cocina en la web propiedad de de MindGeek (la empresa que monopoliza a nivel mundial el porno de internet teniendo en propiedad la red de pornotubes conformada por Redtube y Youporn entre otros, así como los principales estudios X de Norteamérica: Brazzers, Reality Kings).

Su 1ª corrida en la boca

Entre sus quehaceres pasados, ni siquiera podemos afirmar que Belle Delphine se dedicara a las artes onanistas, pues técnicamente nunca se autopenetró con los consoladores que exhibía y era tildada por muchos seguidores como una farsante y troll de internet. Aun así, sin grabar escenas porno, Mary-Belle Kirschner fue una celebridad inglesa de nivel mundial cuyo Instagram echaba fuego y cuyos memes son tendencia a las pocas horas.

¿Su secreto? Posiblemente sus estrambóticos vestuarios y coloridos maquillajes que vuelven locos a sus fanáticos. Pero si existe algo en lo que destaque Belle Delphine es en sus representaciones de ahegaos, el famoso gesto facial que denota placer sexual máximo. Como una mueca en la cara de tener un orgasmos, con los ojos bizcos y semblante de pervertida sexual. Una expresión que cualquier hombre que la vea se excite obligatoriamente.

Al estilo perrito

Y sin olvidarnos de que la chica de pelo rosado parece ser menor de edad. Un fetichismo de dudosa moralidad en el que se juega con la edad de las jóvenes. Todo un subgénero inmoral que ha cobrado mucha popularidad en el porno actual por sexualizar a adultas con apariencia de niñas o infantilizar a jovencitas con edad legal para follar delante de las cámaras.

No en vano Bella Delphine fue una de las pocas camgirls que sin practicar sexo logró proyectar un morbo máximo alrededor de su imagen, tomando el pelo a sus seguidores y simulando sexo (fingido) con llamativos títulos de juegos de palabra. Puede que se haya ganado merecidamente el peyorativo apelativo de E-Thot (un insulto que es algo así como prostituta virtual o puta mediática), pero su estética grunge, sus shows erotico-festivos que ofrece de manera gratuita son top en Twitch, Youtube, Instagram y TikTok.

Aun así, Belle ha sido una gran incorporación al mundo amateur del porno y es indudable de que su estética arriesgada, tan amada y odiada por sus seguidores y suscriptores, la ha posicionado como una artista de performance sexual de primer orden que se lleva millones de dólares en beneficios por publicidad.