in

Carmela Clutch en busca de la violencia oral extrema

Era cuestión de tiempo de que Carmela Clutch saliera de Miami y terminara colocando sus glúteos XXL en uno de los rincones pornográficos más oscuros para la psique femenina: el tenderete de Branden Richards. Por lo visto, la latina de nalgas flácidas desbloqueó todos los logros sodomitas al pasar exitosamente por el circuito anal de Mike Adriano, y ahora busca especializarse en otras prácticas inmundas. Así que el siguiente paso evolutivo en su carrera ha sido apechugar en el estudio Dick Drainers, subordinarse al vil actor afroamericano (siempre folla gargantas de pornostars con el pasamontañas puesto) y someterse a las imperantes y anárquicas felaciones extremas. Ojito con la violencia traqueal, la profundidad con la que asedia su boca y los espumarajos regurgitados que le causa.