in

Una desconocida Carolina Abril cazada por Torbe

Mucho antes de darse a conocer al proclamarse ganadora indiscutible del reality pornográfico «La Mansión de Nacho Vidal», la actriz X española Carolina Abril era una humilde tinerfeña afincada en Madrid que buscaba hacerse un hueco en el panorama patrio del ñogo ñogo. Sus excelentes aptitudes para el sexo filmado todavían tenían que aflorar al exterior y ni siquiera se había dado a conocer a través de los castings íntimistas de Pierre Woodman. Es más, la conocida pansexual de arrolladora sonrisa estaba tan verde que desconocía su talento oculto para rodar registros de dureza sexual elevada.

Era su época de novata, cuando tan solo era una chica del montón que tuvo que buscarse la vida haciendo de anónima adolescente en la consabida serie-paripé de Torbe: pilladas en la calle. Con tan solo 18 años y con una adorable imagen de alumna de instituto —sus brackets fueron fetiche de millones de adolescentes— grabó una escena semiamateur que terminó siendo uno de las mejores momentos de la guapísima tinerfeña, cuando todavía era poseedora de la virginal inocencia que el tiempo se encarga de hacernos perder.

Carolina Abril Pilladas Calle Torbe Putalocura