in

La mansión de Nacho Vidal, el olvidado reality porno del famoso actor español

Corría el año 2012 y nuestro semental ibérico Nacho Vidal, aprovechando el tirón mediático que le brindó ser concursante de «Supervivientes» (Telecinco), decidió crear su particular reality show. Un reality pornográfico con un formato destinado a descubrir a la futura reina del porno español de entre un nutrido grupo de concursantes femeninas. El experimento tuvo un guion muy definido: el encierro de Nacho Vidal con unas 12 candidatas inexpertas que, durante 90 días, lucharon (y fornicaron) entre ellas para hacerse con una importante cantidad de dinero y un suculento contrato exclusivo con una productora porno patria.

Una ambiciosa producción a mitad camino entre «Gandía Shore» y «Gran Hermano», pero lo más sorprendente es que esta fórmula televisiva no fue una novedad en la parrilla televisiva. Esta polémica mezcla entre famosos encerrados y sexo ya llevaba implantada muchos años atrás gracias a otros «Grandes Hermanos Porno» o talents shows sexuales venidos de EE.UU. Aunque eso sí, la puesta en marcha de esta mansión Playboy a la española fue un soplo del aire fresco para el apagado sector de adultos nacional.

Como podéis imaginar, las pruebas sexuales de rigor para salvar o expulsar a las talentosas nominadas solo podían haber salido de una mente privilegiada como la de nuestro rey del ñogo ñogo. Algo del todo lógico sabiendo que fue él mismo el productor y director del espacio creativo. Lo que nos extraña es que le quedaran fuerzas para convivir con 12 mujeres metidas en una casa y a las cuales se tenía que follar duramente todos los días para determinar si eran lo suficientemente buenas para ser actrices porno. Un portento de la naturaleza ibérica que consiguió sobrevivir a starlets nacionales de la talla de Carolina Abril, Noemilk, Pamela Sánchez, Brenda Boop, Bianca Resa, Laurita Peralta, Zenda y Ana Marco.