in

«Crack Whore», chicas adictas al crack follando, la parafilia porno definitiva

Existe en Estados Unidos una productora pornográfica de dudosa moralidad llamada «Crack Whore Confession» que se dedica íntegramente a filmar a chicas adictas al crack teniendo relaciones sexuales. Lo que en la jerga hispana se conoce vulgarmente como una comebolsas allí recibe el nombre de «Crack Whore», cuya traducción vendría a significar agujero de crack. El tinglado parece montado por dos tíos que deambulan por las calles de los guetos de Florida para encontrarse con prostitutas enganchadas a la famosa droga fumada de los cristales de cocaína. Pobres desgraciadas en sus horas más bajas dispuestas a lo que sea por tal de pagar su sucio vicio, ya sea mediante confesiones o sucias mamadas en callejones oscuros. Eso sí, en algunas ocasiones, si nos esforzamos, podemos apreciar entre sus demacrados rasgos algo de belleza.

Habrá lectores que disfruten de esta sucia morbosidad, pues parte de ella estriba en contemplar hasta que punto se degrada una mujer sin respetarse a si misma por una dosis de crack, pero se entrevé que este estudio está bordeando la ley con una actitud casi criminal al pagarles el consumo. De hecho, hay constancia de algún abuso de sustancias durante el rodaje ya que son yonkis fácilmente aprovechables para cualquier depravado que carezca de principios.