in

La tatuada Kitty Core, una agresiva máquina de follar alemana

¿Recordáis a la intimidante y tatuadísima Calisi Ink? Una amazona entintada salida de las calles de Holanda que antes de rodar porno extremo en la productora GGG era una reputada escort de lujo especializada en fetichismos y parafilias. Pues bien, parece que le ha salido una dura competencia en el viejo continente. Es alemana, tiene 36 años, se llama Kitty Core y si observamos su violento look podemos decir que es incluso una versión actualizada de la combativa starlet. Según su ficha en IAFD lleva más de 10 años en el mundillo, pero el bajo número de escenas publicadas (tan solo 16) nos hace pensar que su principal fuente de ingresos es, como hemos dicho, la prostitución de alto standing.

Estamos ante una starlet solo recomendada para paladares fuertes. Una potente dama de los tatuajes para hombres de pelo en pecho. Abstenerse hombres poco experimentados sexualmente porque os aseguramos que Kitty despierta auténtico pavor en los pornófagos no entrenados. Además, folla como un auténtico animal y de forma tan salvaje que la palabra «pornostar» se nos queda pequeña para describir la despiadada eficiencia de estas jodida máquina de follar alemana.

Actualmente, es idolatrada por la industria de German Scout, la guarida alemana para el porno semiprofesional que se enfoca en señoritas abordadas en la calle y compradas con dinero. Una tesitura en la que francamente no encaja del todo Kitty, más que nada porque claramente es una veterana del fornicio más sucio, curtida en mil batallas y lleva a un grado extraordinariamente explícito la violencia de su apabullante imagen.