in

Rellenando los interiores anales de Daisy Stone

Después de que las anacondas de los actores afroamericanos Mandingo y Dredd hicieran una guía turística por el culo mesiánico de Daisy Stone, pocos retos cuantificables le quedan por realizar a la maciza starlet de Florida; al menos más allá de disparates extremas. De hecho, el privilegiado estatus que goza es el culpable de que no tenga necesidad de usar su ano al límite, incluso de no usarlo, como demostró tras su paso por Bang! en una escena en la que la notamos visiblemente muy desgastada físicamente. Quizá lo más próximo a ejercicios extremos que tengamos recientemente sea su visita a Anal4K, una novedosa productora que concentra la fórmula de su estilo en creampies anales y emplea un viejo truco de marketing: contratar a estrellas de relumbrón con suculentos cheques.