in

La gran hospitalidad bucal de Dillion Harper

Cuando la novata Dillion Harper se metió al porno fue un soplo de aire fresco en una industria donde todos los rostros eran clones unos de otros. Su cara es totalmente diferente, con un puntito de dibujo animado cómico con esos carrillos rechonchos y mirada enternecedora. Razón por la que la starlet no necesita realizar proezas extremas para llamar la atención. Aun así, su insistencia en rodar sexo de cierta intensidad es el ejemplo que lleva vida disoluta y su cara de niña buena lo oculta perfectamente. En POVD han querido contar con la presencia de la starlet para aprovechar su talento para sacar una polla del pantalón y chupar como si no hubiera un mañana. Todo sin perder ni un detalle de su peculiar semblante cuando come un rabo gracias a la fantástica perspectiva POV que nos ofrece el estudio