in

El encanto fresco de Liz Jordan al natural

Seamos sinceros, si la encantadora Liz Jordan es una de las mejores incorporaciones de la última generación de pornostars no es precisamente por sus curvas hiperbólicas. Su mayor aliciente es ser una veinteañera rebosante de alegría cuya sonrisa de celebración transmite un encanto muy especial. Su inocente rostro salpicado por el sexo es prácticamente un sacrilegio que cabrea a los santurrones evangélicos de la derecha y a los hipócritas aguafiestas de la izquierda. Especialmente en esos crudos affaires donde es atravesada analmente por actores como Mike Adriano y en los cuales se nos antoja un animalillo indefenso que presta sus tres tiernos agujeros de amor. Por eso, su arrebatadora frescura siempre quedará mejor en nichos de jovencitas como Bang! Real Teens, donde su impresionante naturalidad sexual es expuesta sin trucos ni artificios.