in

Donita Dunes y sus supertetas al estilo vintage

Cuando mencionamos a la legendaria, y ya retirada, pornostar estadounidense Donita Dunes (52 años, Texas) sobran las presentaciones. La que fue una de las tetonas más voluptuosas de finales de la década de los noventa quedó registrada en nuestra calenturienta mente gracias a ser una de las primeras starlets en operarse para añadirse unos implantes de tamaño XXL. De este modo, Donita Whitefield (su nombre real), se convirtió en 1997 en la potente MILF que todos conocimos. De cintura para arriba era un portento del bisturí jamás visto en la industria de adultos. Una perfección de descomunales formas superiores inaudita que nunca había tenido lugar en el cuerpo de una mujer de ascendencia hispana.

Empezó su carrera pornográfica bastante tarde, más allá de los 30 años, aunque nada de eso le impidió convertirse en la reina de las pajas cubanas. Y es que sus dos tetas gigantescas eran algo sublime para aquella época. Con semejante tamaño de busto podía masturbar cualquier polla con una facilidad pasmosa. Tenía carne y silicona de sobra para exaltar esta práctica sexual también llamada paja rusa. Lo que se dice una maestra en introducirse los miembros viriles por su gran canalillo.

De ahí que siempre se le corrieran los actores en sus magníficos pechos talla XXL. Películas y escenas que están consideradas como verdaderas obras de arte olvidadas en las pornotecas. Su filmografía abarca 142 películas comprendidas entre los años 1997 y 2006. Nueve años en los que se erigió como una gata en celo delante de las cámaras grabando escenas de sexo anal, doble penetración y hasta copiosas corridas faciales. Y sin desatender su segunda profesión y hobby vocacional: bailarina erótica en locales de estriptís.

Mención aparte sus conocidos piercings y tatuajes —tiene agujereado el clítoris, la lengua y el ombligo— con los que sorprendió a un público no acostumbrado a estéticas alternativas. Se retiró a mediados de la década del 2000 para dedicarse en cuerpo y alma a la pole dance o baile en barra, viajando de punta a punta de los Estados Unidos con sus shows y giras eróticas.