in

Gianna Dior se convierte en el regalo de Prince Yahshua

Para Gianna Dior no supone ningún escollo molesto enfrentarse a la terrorífica polla de Prince Yahshua. Más que nada porque al haber plantado cara al pollón de Dredd en Jules Jordan —primer vídeo interracial en 2019— aporta un extra de seguridad y centímetros a la hora de dilatar su vagina. Ha perdido el miedo a contiendas con actores afroamericanos de desproporcionada herramienta de trabajo y a día de hoy ha roto ese límite pornográfico que supone ver a divas de cautivadoras proporciones divinas junto a feos monstruos rabudos que abren las vaginas como pistachos. A su valentía también ha ayudado el empuje de estudios como Dark X, que apuestan por contenido glamuroso y elegante pese a enmarcarse en el lado interracial. Tesitura donde su cuerpo de supermodelo y rostro de ángel encajan como un guante.