in

La pesadilla anal de Liz Jordan

Era cuestión de tiempo de que el violento actor Branden Richards evolucionara hacia gustos sexuales que van más allá de una simple limpieza de sable y violar fauces de pornostars. Los amantes de las mamadas atragantadas que acontecen en la morada del actor (Dick Drainers) han apoyado una moción para añadir también agresivas penetraciones anales. Un complemento hardcore que ya está sufriendo en sus carnes Liz Jordan, que marca su regreso con una sesión de sodomía de pesadilla. Una nueva ronda de sufrimiento para la starlet en la que volverá a vender una parte de su gentil alma y cruzará los dedos para que este vejatorio entrenamiento anal no deje huella en su inmaculado cuerpo.