in

Gina Snow, la despampanante sueca que cayó en las garras de Torbe

A día de hoy, el actor/director español Torbe —mentor sexual de miles de españoles— continúa siendo el principal proveedor del porno de pilladas en la calle. Se ha ganado el primer puesto en la maltrecha industria nacional gracias al atrevimiento de meter ficha a toda chica que se encuentra en la vía pública. Y es que nuestro infatigable compañero de aventuras tiene un morro que se lo pisa y nos recuerda a las típicas películas de Pajares y Esteso donde, con una infalible técnica y grandes dosis de humor, se convence a mujeres desconocidas para hacer cualquier guarrería en la cama.

La última víctima que ha caído en las garras del showman bilbaíno ha sido una despampanante sueca llamada Gina Snow , una de esas bellezas incontestables de genes nazis que discriminan al resto de féminas porque sencillamente salen mal paradas ante cualquier comparación física. Su rostro sin mácula y sus pálidos pechos naturales son como un copo de nieve en el desierto en el catálogo de Puta Locura. Eso sí, se le nota con el chip desconectado, como si estuviera intimidada por estar frente a una leyenda ibérica.