in ,

Holly Hendrix vuelve a exhibir su doctorado anal ‘cum laude’

Seguimos insistiendo en desglosar, molécula a molécula, el espectacular showcase de Jonni Darkko, «Slam Piece», para exponer, con pelos y señales, las acrobacias rectales a las que son sometidas sin piedad las señoritas allí presentes (ver aquí a Blake Blossom, el tótem central de la cinta). Hoy el toca el turno a Holly Hendrix, otro principal baluarte de la película por tener un doctorado cum laude en sodomía desde 2015 y ser el blanco perfecto para el hardcore más irredento. Troy Francisco da fe de ello en una clase magistral de penetraciones anales, garganta profunda y exigente sexo extremo que tienen como epicentro sus hospitalarias cavidades.

Puede que a la señorita Hendrix todavía le falta un poco de maduración para alcanzar su estado óptimo de sexualidad (desde su reciente regreso está algo apagada), pero estamos seguros que la starlet recuperará su propensión a las múltiples penetraciones y hará resurgir su incombustible energía sexual. Reconocida por estar almacenada, inexplicablemente, en un minúsculo cuerpo que no levanta más de metro y medio del suelo.