in

Kenna James retoma su afición al placer lésbico

La trayectoria vital de la pornostar Kenna James daría para escribir una novela de mil capítulos. Debutó en el porno siendo exclusivamente una sectaria de la bollería fina. Al menos, hasta que fue apadrinada por el seductor James Deen —su actor fetiche de la adolescencia— e instruida en el noble arte de la sodomía. A partir de aquí, la starlet se obsesionó con la búsqueda de la perfección anal, haciendo de su bonito culo el centro neurálgico de su carrera. Un arduo camino que la ha llevado a protagonizar dobles penetraciones por los mejores estudios de Norteamérica. Ahora, en su incesante búsqueda de la ‘petite mort’ filmada, la guapa starlet ha hecho una parada de descanso en Lesbian X, la firma lésbica de Xempire, para volver a retomar su afición a las almejas y tijeretas junto a Anna Claire Clouds.