in

Kenzie Reeves, el hada frenética de los anales

A Kenzie Reeves le hemos puesto el cariñoso apelativo de hada frenética porque su forma de moverse durante la cópula es como si una de esas ninfas cachondas del bosque hubiera esnifado cocaína. Una de las pocas representantes del gremio que echa unos polvos de infarto (otras tienen menos movilidad que la novia cadáver) y aunque sea pequeña, delgada y tenga unos horribles tatuajes en su busto que la obliguen a follar con el jersey puesto, es una de nuestras preferidas para visitarla cuando se ofrece en asuntos anales. Especialmente cuando se nos presenta con lencería rosa en la cinta «Teen Anal 2», uno de esos monográficos centrados en los culos de jovencitas revoltosas. Con esas revoluciones que tiene en su pequeño ojete está claro que es del tipo de féminas que interesan en Evil Angel.