in

La rutina de ejercicio de Sheena Shaw

Todo el mundo que haya acudido a un gimnasio sabrá que es el lugar para mirar a mujeres espectaculares mientras hacen fitness o clase de spinning. Ver a tías macizas embutidas en mayas y sin ropa interior —a más de una se le marca la pezuña de camello— es un placer que todo hombre puede disfrutar. Y es que desnudar con la mirada es algo que no se puede evitar, otra cosa es lo que el actor Erik Everhard, como monitor de gimnasio, haga cuando la esbelta Sheena Shaw se desnuda sobre una bicicleta estática. Vamos, que decide follarse a una de sus alumnas en varias posturas sexuales inverosímiles mientras que ella se mete una polla como complemento a su rutina de ejercicio. Una rutina, por cierto, muy completa ya que no se deja nada sin hacer: sexo anal, mamadas y corridas en la boca.