in

Leda Lotharia, el atractivo de los lunares prohibitivos

La rápida eclosión pornográfica de Leda Lotharia no solo se lo debe a su facilidad para impregnarse de arriba a abajo con sexo de altos vuelos, también es responsable el poder de seducción que tienen sus lunares, repartidos por su precioso cuerpo de tal forma que casi nos obligue a rastrearla centímetro a centímetro. Un atávico fetiche que todo hombre tiene en los genes. Sin ir más lejos, en las estancias oscuras de Tushy Raw han escudriñado la piel de porcelana de la starlette de Las Vegas hasta contabilizar más de 50 lunares, muchos de ellos entre la zona del perineo, el esfínter y la vulva. Ahí radica su particular atractivo y el motivo por el cual nos sube la bilirrubina, mucho más que por su fuerte carácter anal.