mascota web

Conquistamos el vetado ano europeo de Little Caprice

Little Caprice padece del mismo mal que aquejaba a una advenediza Natalia Starr en sus comienzos pornográficos, solo su marido tiene la llave para practicar sexo anal con ella. En la actualidad muchos estudios aguardan impacientes que ceda sus derechos anales al mejor postor. El mismo Greg Lansky sin ningún temor de hacer un movimiento en vano ha colaborado con la diosa checa para filmar una exclusiva sesión de sexo anal bajo el protectorado de Tushy. Ha sido gracias a la globalización que sus nuevas sucursales pisaran territorio europeo para poder filmar a los más bellos especímenes del viejo continente. Ahora su visión estética del sexo filmado podrá retratar a las mujeres de gran hermosura que figuran por los países del Este. Este vis a vis entre el pornógrafo y nuestra Little creará escuela.