Little Caprice vuelve al ruedo de Lansky

Sin salir del viejo continente, regresa a Blacked Little Caprice que está relanzando su carrera aunque sea en exclusiva para este feudo interracial de Lansky (aunque creo que en Tushy se va a liberar otra escena en breve) tras levantar el veto de trabajar solo con su marido Marcello Bravo. En esta ocasión será el afroamericano Jason Luv quien perforará los delicados orificios de la diosa checa en el conocido chalet a línea de playa que tiene el estudio en aguas griegas. Al parecer la pequeña caprichosa es un caramelito demasiado dulce para que trabaje en solitario desde su web personal. La industria del porno no se podía permitir dejar en el ostracismo a esta perla europea de raíces checoslovacas que fue coronada en su época como la reina del soft lésbico.