in

El debut interracial de Stacy Cruz

A Stacy Cruz tuvimos el honor de descubrirla cuando era una novata recién llegada desde la República Checa y ahora que lleva más de un año en el oficio pornográfico (mayormente en producciones glamcore donde su escultural cuerpo sea la carta de presentación) ha pasado a engrosar el catálogo de descubrimientos de Greg Lansky. Acaba de participar en un primer encuentro interracial para Blacked (anteriormente debutó en Vixen) en la que su belleza natural sigue produciéndonos chiribitas en los ojos. Incluso puede que en el insondable universo de las centroeuropeas en el porno estemos ante uno de los mejores ejemplares; uno pecho tan firme como turgente y ese rostro de porcelana de mirada cristalina son fáciles de admirar si sirven para proclamar un cuerpazo natural y refinado que, aunque pueda pecar de cierta altivez, posee un terrible potencial en el fornicio filmado.