in

Loona Luxx: el reinado pornográfico de la ‘beurette’ franco-egipcia

Mucho antes de que la francoargelina Anissa Kate irrumpiera en el porno francés del 2011, existió una starlet que puso los cimientos a lo que hoy se conoce como el nicho de las beurettes, jovencitas de etnia magrebí, con orígenes norteafricanos, que han trabajado para la industria gala del porno. Hablamos de la impresionante Loona Luxx, una starlet francesa que gozó de las bondades físicas del mestizaje para hacerse un hueco en la industria de adultos internacional. Una parcela muy similar a la que logró la bella actriz marroquí Yasmine Laffite, coetánea suya, o la mítica Julia Chanel.

Loona no solo era una mujer de apariencia exótica debido a sus raíces árabes, también poseía una voracidad sexual inusitada que la ayudó a convertirse en un referente de aquel porno vintage de finales de la década del 2000. Podríamos decir que la sangre egipcia que corría por sus venas fue el carburante erótico que le sirvió para recibir en 2009 nada menos que seis nominaciones a los premios AVN Awards, entre los cuales destacaron el de «Mejor Pornostar Extranjera del Año y «Mejor Escena de Sexo Anal».

Sus inicios fueron los esperados para una dama de su elegancia salvaje: era una modelo erótica que trabajaba bajo el seudónimo de Droona Loren. Así como una reputada showgirl (una estríper VIP) en el reconocido club parisino «Le Pink Paradise». En 2007 rodó su primera película pornográfica, que fue emitida por Canal+, y a partir de 2009 orientó su carrera hacia el mercado estadounidense firmando con la empresa Evil Angel, lo que le permitió llegar a una audiencia relativamente grande. Desde entonces se codeó con estrellas de la talla de Manuel Ferrara, Rocco Siffredi y el mismísimo Lexington Steele.

Entre sus escenas más memorables de su época de reinado (2006-2011) destaca su encuentro con un joven Manuel Ferrara, su épica doble penetración en la serie «AssTraffic» y la bestial empalada anal a la que es sometida por Lex Steele en «Weapons of Ass Destruction» (2008), secuencia que la encumbraría en la categoría del interracial y de la doble penetración.

Mención especial a su seña de identidad, su piercing en el clítoris de peculiar diseño de cremallera. Amén de sus perforaciones en la lengua, largas pestañas postizas y tachuelas de artesanía en la cara. Desgraciadamente, la estrella porno francesa de ascendencia egipcia se retiró en 2011 y nunca más volvimos a saber de ella.