mascota web

La madura Nina Hartley vuelve a follarse a un jovencito

Uno de los lolitos del porno más solicitados aparte de Jordi El Niño Polla o Juan El Caballo Loco es Conor Coxxx. Un escuálido muchacho blanquecino cuya tamaño de polla contrasta con la imagen canija de su cuerpo. Tiene tanto éxito que se permite el lujo de trabajar por libre teniendo un sitio web personal y contratando a las estrellas que a él le parezca. Su especial devoción son las maduritas asaltacunas y que mejor exponente de este estereotipo que toda una leyenda viva como es Nina Hartley. Conor no solamente es una versión inversa de las lolitas de toda la vida, sino un actor porno de verdad de conocida voracidad sexual. Por eso esta abuela pornográfica se sorprendió corriéndose a pesar de su amplia experiencia de varias décadas por la intensidad sexual que profesa el muchacho.