in

Malena Gracia, icono televisivo de los 90

La polifacética artista Malena Gracia fue uno de los rostros femeninos más queridos de la televisión de finales de los años 90 por ser una versátil mujer entregada de los pies a la cabeza al mundo del espectáculo: actriz, presentadora de televisión y sobre todo cantante, porque pocos saben que es una gran mezzosoprano que estudió en la adolescencia solfeo e interpretación. Razón por la que hace unos años intentara que su voz llegara al festival de Eurovisión para representar a España. Con semejante combinación de talentos la famosa española fue uno de los iconos sociales más populares de la década 1990-2000, elevando la audiencia en cualquier programa donde apareciera, y se ganó a pulso un gran hueco en los diversos espacios televisivos así como en nuestros corazones.

Pronto esta vedette hizo sus pinitos en la pequeña pantalla gracias a los sketches de «Árevalo y Cia», un espacio de Antena 3 dedicado al mítico humorista valenciano en los que Malena se convirtió en una actriz de comedia. España entera se desvivía por ella y la revista Interviú no tardó en sacarla en sus sexys portadas y sesiones fotográficas eróticas. Esa fue la época en la que las principales cadenas de TV ficharon a la artista para que fuera una de las primeras concursante de realities, en concreto de «Hotel Glam» (2003) de Telecinco, y años más tarde para que nos enseñara su impresionante cuerpazo en bikini en «Supervivientes» (2010).

Pero aunque haya protagonizado algunas de las portadas eróticas más conocidas de principios de siglo XXI, Malena Gracia siempre tuvo muy claro desde el principio que su vocación era su carrera musical y quería llegar a ser una seria aspirante a estrella del pop. De de ahí que sacara temazos veraniegos en el mercado de la música como el de «Loca» (2003), todo un hit que se convirtió en triple Disco de Platino.

Su impecable estética glam ha estado unida a su éxito como todo buen artista. Es innegable que ser una rubia peligrosa de anatomía explosiva fue la causa directa por la que muchos hombres de este país la desearan, y la razón de que se convirtiera en una conejita Playboy europea y pin-up española que se desnudó sin tapujos. Eran aquellos tiempos en los que devoraban la cámara en las entrevistas, donde era tan brutalmente sincera que incluso llegó a destapar morbosos escándalos en «Sálvame Deluxe».

Muchos la recordarán de ser una de las componentes de aquel famoso grupo musical de chicas explosivas llamado «Sex Bomb». Ya sabéis, aquel quinteto de mujeres de bandera del que nadie podía resistirse a sus sensuales coreografías, voces angelicales y cuerpos bonitos contoneándose al son de pegadizos estribillos («Ven, ven, ven»). Un producto comercial que, aunque en un principio iba destinado a amortizar el verano, terminó siendo un single que vendió más de 50.000 copias y fue repetido hasta la saciedad en Los 40 Principales.

Fue allí donde compartió protagonismo con la neumática Yola Berrocal y una insuperable Sonia Monroy que compaginaba sus actuaciones con las del programa «Crónicas Marcianas». De aquella colaboración entre cantantes salió la famosa publicación de Interviu donde Malena y Yola dejaron boquiabiertos a media España saliendo desnudas. Una mujer adelantada a su tiempo y una profesional que supo torear muy bien a otras artistas de vulgar exuberancia propias de una época pasada de la televisión que nos metíamos en vena y repetíamos las veces que hiciera falta.