in

Yola Berrocal siempre se desnuda en Telecinco: «Supervivientes» y Cía

Quien no haya visto desnuda, al menos una vez en su vida, a la famosa Yola Berrocal no vive en el planeta tierra. Su nombre real es Yolanda del Prado Pascual Berrocal (que nombre más pijo, joder), tiene 49 años y es de Ciudad Real, pero lo que más llama la atención de esta bomba sexual es que posiblemente sea la tía más «Attention Whore» de toda la parrilla televisiva. Sus apariciones en público siempre se han caracterizado por la exhibición de un atributo físico que ha convertido en su seña de identidad: sus dos tetas gigantes, cada vez más grandes y operadas año tras año. Dos pechos planetarios con nombre propio, conocidas como las «Yolas» de Yola. Posiblemente los pechos más grandes de España que hayan pasado por multitud de realitys de Telecinco, así como portadas de revistas eróticas como Interviu, Primera Línea e e incluso calendarios rozando lo pornográfico.

No obstante, a pesar de la cantidad de material gráfico que existe de su neumático cuerpo, su vida privada ha permanecido a buen recaudo, no soltando prenda de sus quehaceres cotidianos. Lo único que sabemos es que tuvo un novio llamado Yago que entró a la casa de Gran Hermano en la edición «GH 12». Sus inicios profesionales en la pequeña pantalla vienen del 1997, época en la que ejercía como bailarina erótica en un programa de José Luís Moreno: «Risas y Estrellas».

El Interviu de Yola Berrocal en pelotas

Pero la ocasión de oro fue cuando se autoproclamó, en el programa «Tómbola», la novia del Padre Apeles (que tiempos más locos los comienzos de la década del 2000). Un cura televisivo que exaltaba los ánimos en un conocido programa de la cadena pública de la Comunidad Valenciana, Canal Nou. Fue esta noticia exclusiva la que permitió a Yola salir en lo que sería su primer Interviu de una larga, larguísima lista.

Siempre se ha rodeado de chicas explosivas como ella, llegando a fundar un erótico grupo de música llamado las «Sex Bomb» cuyas apariciones se caracterizaban por mostrar sus cuerpos voluptuosos antes que sus voces de gallo. Dos de sus colegas cantantes fueron las también celebridades Malena Gracia y Sonia Monroy.

El hecho de que muchos hombres vieran a Yola Berrocal en cueros menores propiciaron que se convirtiera en una rompematrimonios. El ejemplo más claro lo representa el supuesto idilio que tuvo con el ex-jugador de baloncesto croata Marc Ostarcevic, protagonizando una pillada mítica a bordo de un yate de lujo que terminó con el divorcio de Norma Duval. Y todo por culpa de las tetas de Yola Berrocal.

Kiko Hernández desnuda a Yola en Sálvame

Yola Berrocal, la reina de la telebasura

No obstante, todo lo que Yola Berrocal tiene de escultural (a base de bisturi) también lo tiene de fealdad y monstruosidad, ahí radica su principal problema. Y es que esta famosilla de televisión es extremadamente fea a rabiar. Una cara muy poco agraciada que solo se ve compensado por un físico portentoso construido a base de operaciones estéticas. Tetas, culo, botox, lipoesculturas, sustracción de costillas, cualquier animalada que consiga elevar el deseo sexual de los mortales es bienvenida en el cuerpo plástico y artificial de Yola. La muñeca chochona definitiva.

Las tetas de Yola Berrocal en «Supervivientes» 2016

Hace unos años fue concursante del reality de «Supervivientes» 2016 en Telecinco generando mucha polémica con sus diminutos bikinis que apenas tapaban algo de carne de esta tetona española, dejando poco espacio para la calenturienta imaginación de los telespectadores. Aquella edición estuvo plagada de descuidos y desnudos improvisados (obviamente para subir audiencia), en la que la concursante sacaba provecho de su neumática figura, luciendo un tanga y un sujetador de hilo que se le desabrochaba siempre por arte de magia.

Su paso por el reality «Hotel Glam»

Pero no solo en la isla pudimos ver a Yola Berrocal desnuda, también fue concursante en «Hotel Glam» 2003 (hotel Glamour en un principio), el reality cutre donde participó junto al cubano Dinio y Pocholo, el supuesto consumidor de drogas. La polémica le salpicó cuando le acusaron de hacerle una paja a Dinio en el autobús. Aún así, fue la ganadora de Hotel Glam en una final muy discutida por la audiencia.

Las operaciones y cirugías de Yola Berrocal

Yola Berrocal es toda una adicta a la cirugía plástica, especialmente no se detiene en su avance de aumentarse los pechos año tras año más y más. Dicen que estos cambios vienen dados por su complejo de chica fea y de la necesidad de sentirse querida por el público. Dicho sea de paso su descenso de popularidad no le ha sentado nada bien, ya desde el posado lésbico que hizo junto a Malena Gracia en Interviu 2005, ha hecho que se la vea mucho menos en televisión.

Es a raíz de este descenso de notoriedad cuando empezó a realizar alocadas apariciones para captar nuestra atención. Un ejemplo fue su candidatura a la alcaldía de Marbella o su invención de que fue la novia de Kiko Rivera. Nosotros animamos a Yola Berrocal a que siga intentando ser más friki que nunca. Todo cuenta para volver a recuperar la fama, otro muñeco roto y usado por la telebasura.