in

Cuando Mike Adriano metía mantequilla en los anos de las pornostars

Nos guste o no el estilo adrianítico es la tendencia anal predominante e innovadora dentro de la vasta industria de adultos norteamericana. Nadie sabe abrir un buen culo como lo hace Mike Adriano y a lo largo de su carrera ha tenido facetas como la de usar un espéculo, enemas, introducir cupcakes en los agujeros de las actrices, meter barras de mantequilla por el ano y convertir el esfínter de Roxy Raye en un tazón de cereales, posiblemente su fetiche más prohibido. Una de las escenas más míticas y originales que se han rodado del pornógrafo a las órdenes de la todopoderosa Evil Angel, cuando todavía no se había independizado.

Era una época donde los fabricantes de aceites lubricantes no daban con la tecla adecuada para engrasar correctamente el esfínter de las pornostars. Solo un visionario adelantado a su tiempo como Mike supo usar la mantequilla en barra («butter bar») para tales menesteres, y pronto la disparatada idea fue la tendencia gape del momento y el punto de inflexión de su porno de autor. Diosas celestes de la talla de Valentina Nappi, Tory Lane y Britney Stevens se atrevieron a ello, cruzando la peligrosa línea que separa el gonzo salvaje del porno bizarro.

Fue la época de máximo apogeo de Adriano, el momento en el que el alumno acogido por el estudio de John Stagliano se convirtió en un genuino especialista de la marranada, garantizado un alto grado de sexo sucio que no conoce límites, y de paso un plato suculento de la gastronomía pornográfica para todos los amantes de los creampies y eyaculaciones en el interior de las vaginas.