in

La peculiar perversidad facial de la novata Molly Little

En páginas webs como BangBus —el picadero rodante de BangBros— siempre intentan explotar a novatas de aspecto inocente y cuerpo quebradizo que parecen tener alergia al sexo. Fórmula infalible en la que no parece encajar la pizpireta Molly Little, una pequeña y flaca rubia de apenas 19 años que se unió a la industria de adultos el pasado mes de febrero con escenas para Net Video Girls y Hussie Pass. Y es que sus facciones traviesas, ojos de loca y energía contagiosa no dejan lugar a dudas de que estamos frente a un culo inquieto que ante determinados estímulos se desata como un auténtico terremoto. De hecho, esa malicia sexual al estilo Megan Holy está cobrando protagonismo en sus esfuerzos promocionales y ya se ha convertido en una sensación adolescente por su peculiar perversidad facial.