in

Osa Lovely contra el supremacismo blanco

La ultravoluptuosa Osa Lovely (33 años, Dallas) nunca ha destacado en sus andanzas pornográficas a pesar de llevar la friolera de 13 años activa en el bisnes de adultos. Habiéndose iniciado en el 2008 prosiguió sin mucho éxito hasta el 2012, año en el que decidió retirarse temporalmente tras fracasar y no trascender en la industria. No obstante, su elevado nivel de compromiso la obligó a volver a intentarlo en 2016 dándole un nuevo enfoque creativo a su físico: se rejuveneció en el quirófano y optó por una apariencia más neumática, convirtiéndose en una de esas negras entradas en carnes que pueden ejercer de MILF aunque no lleguen a la treintena, de brillante piel oscura y repletas de curvas de arriba a abajo.

Fue posiblemente su mejor etapa, la época donde productoras como «We Fuck Black Girls» —delegación que tiene la todopoderosa Dogfart Network para los amar a las starlets de raza negra— la llamaban para ser el centro de atención de los famosos gangbangs interraciales invertidos. La conocida sección tópica de porno multiétnico, de fuerte raigambre racista, donde varios hombres blancos se reparten sexualmente a una señorita de color negro. Un afrotabú que ya han sufrido en sus carnes otras starlets como Lala Ivye o Daizy Cooper.