in

Rachael Cavalli se convierte en una felatriz extrema

Nos sorprendió gratamente que una pornostar como Rachael Cavalli, con un marcado bagaje en el nicho de las madrastras y de las MILFs, probara en sus carnes las inclemencias del sexo interracial. Sin embargo, jamás hubiésemos pensado que tendría el valor de entrar en la cueva de Dick Drainers, el popular amante encapuchado que en su particular microcosmos se divierte violando tráqueas y asfixiando a pornostars con mamadas extremas. La de Indianapolis cayó en las fauces de este mandingo de AliExpress y recibió una clase magistral de tragar sables sin reflejo nauseoso. Sin duda alguna, una maratoniana sesión de sexo oral anarquista que ya constituye su escena más extrema.