in

Las feromonas de la chilena Roma Amor

La juguetona Roma Amor es una chilena de nombre artístico con palíndromo (se lee igual de izquierda a derecha que al revés) que aterrizó en la industria porno española a mediados del 2020 gracias al ojo avizor de Torbe y su estudio PutaLocura, uno de los míticos rincones nacionales de puterío internetero. Algo que le agradeceremos eternamente ya que las pornostars chilenas se cuentan con los dedos de una sola mano, siendo carne inédita en un mercado que devora sangre fresca. No obstante, el haber empezado su periplo sexual en plena pandemia la convierten de facto en una chica de la generación Covid, un hándicap en su carrera del que hasta ahora no se ha podido librar.

Y es que Roma Amor ha salido recientemente de su enclaustramiento en el circuito de adultos español al ser olisqueada por Brazzers, el gigante del porno canadiense, y BangBros, el estudio de la Costa Este más importante de Norteamérica, poniendo el punto y aparte de una filmografía plagada de rodajes en Premium Bukkake y PutaLocura. Una hazaña con la que entra de lleno a dar guerra en el porno yanki y donde podrá esparcir su inconfundible acento chileno y su maravilloso cuerpo natural, que despide feromonas a kilómetros de distancia y nos detiene el corazón. Sin duda, nuevos proyectos internacionales que le auguran un futuro prometedor.